HUGO PRATT

Rate this post

Biografía – Un mar de fantasía

Hugo Eugenio Pratt nació el 15 de junio de 1927 en Rimini, hijo de un soldado de carrera de origen inglés, Rolando Pratt, y de la hija del poeta veneciano Eugenio Genero, Evelina. Después de perder a su padre en 1942, que había sido capturado en África Oriental y había muerto en un campo de concentración francés, donde el mismo Hugo Pratt se había trasladado durante unos años, regresa a Italia gracias a la intervención de la Cruz Roja en favor de los prisioneros.

Años militares

Una vez en Città di Castello, asistió durante algún tiempo a una escuela militar. Tras el armisticio de Cassibile, en 1943 se incorporó a la República Social Italiana, y luego se convirtió en soldado del Batallón Lupo en el X Flottiglia Mas como maro. Un año después, confundido con un espía sudafricano, corre el riesgo de ser asesinado por las SS, pero se las arregla para salvarse. Luego, en 1945, se unió a los angloamericanos, que lo utilizaron como intérprete para las fuerzas militares de los Aliados.

Hugo Pratt en Sudamérica

Después de haber organizado varios espectáculos en Venecia para levantar la moral de las tropas americanas, fundó con Alberto Ongaro y Mario Faustinelli el periódico “Albo Uragano”, que desde 1947 se llama “Asso di Picche – Comics”. El nombre deriva de su personaje principal, un héroe enmascarado con un traje amarillo, que se llama el As de Picas. Un personaje que, por otro lado, con el paso del tiempo obtiene un éxito cada vez mayor, especialmente en Argentina. También por esta razón, por invitación de la Editorial Abril, Pratt se traslada, con otros amigos venecianos, al país sudamericano, instalándose en Buenos Aires.

La colaboración con la editorial de Cesare Civita, sin embargo, terminó en poco tiempo; luego Hugo pasó a la Editorial Frontera dirigida por Héctor Oesterheld. Pratt comienza a dibujar “Junglemen”, escrito por Ongaro, y “Sgt. Kirk”, escrito por el mismo Oesterheld. Mientras tanto imparte cursos de dibujo con Alberto Breccia en la Escuela Panamericana de Arte de Enrique Lipszyc.

El primer cómic y experiencias alrededor del mundo

En este período no desprecia viajar a Brasil, dedicándose a excursiones en el Mato Grosso y en el Amazonas. Así que Hugo Pratt es capaz de completar su primer cómic, no por casualidad titulado ” Anna in the Jungle “. Más tarde es el turno de Wheeling, una novela inspirada en la obra de Kenneth Roberts y Zane Grey.

A finales de la década de 1950, Pratt dejó América Latina y se mudó a Londres, donde diseñó algunas historias de guerra para Fleetway Publications. Poco después de salir de Europa, regresó al continente americano, primero a los Estados Unidos, donde recibió comentarios tibios, y luego a Sudamérica.

El regreso a Italia

En 1962, finalmente, se instala definitivamente en Italia, comenzando a colaborar con ” Il Corriere dei Ragazzi ” y dedicándose a la transposición de novelas famosas en cómics, como ” L’isola del tesoro ” de Robert Louis Stevenson. Después de haber creado L’Ombra , su segundo héroe enmascarado, también en este caso el resultado de su asociación con Ongaro, Hugo Pratt conoce a Florenzo Ivaldi, editor y empresario de Génova.

El nacimiento de Corto Maltés

Con Ivaldi abrió una revista llamada “Sgt. Kirk”, en la que se publicaron sus obras argentinas, además de otras obras inéditas y clásicas americanas. La primera inédita, en el primer número de la publicación, es la primera aventura de Corto Maltese , titulada ” A ballad of the salt sea “. Las inspiraciones de las grandes novelas de aventuras de Dumas, Melville y Conrad, pero sobre todo del autor de “Laguna Blu”, Henry De Vere Stacpoole, son evidentes.

Los años 70

A finales de los años 60 Hugo Pratt trabajó, para ” Il Corriere dei Piccoli “, con Mino Milani para la adaptación de dos obras de Emilio Salgari, “Le tigri di Mompracem” y “La riconquista di Mompracem”. En 1970 diseñó “Il segreto di Tristan Bantam” para “Pif Gadget”, una revista infantil francesa. Le siguieron, entre otros, “Per colpa di un gabbiano”, “L’ultimo colpo” y “La laguna dei bei sogni”.

Más tarde, sin embargo, Pratt fue despedido como acusado de libertarismo por el editor, políticamente cercano al Partido Comunista Francés.

Después de haber visto la dedicación de un cortometraje documental titulado ” I mari della mia fantasia “, realizado por el crítico y director de cine Ernesto G. Laura para dar a conocer su trabajo como dibujante, a mediados de los años setenta el dibujante nacido en Romagna se hace amigo de Lele Vianello, que pronto se convierte en su ayudante y colabora gráficamente con sus obras.

En 1974, Hugo comenzó a trabajar en el “Conte Sconta detta Arcana”, que muestra un claro cambio estilístico hacia una mayor simplificación. Un par de años más tarde, el 19 de noviembre de 1976, fue aprendiz de francmasón en la Loggia Hermes, pasando a formar parte de la Gran Loggia d’Italia degli Alami. Al año siguiente pasó como compañero y luego se convirtió en maestro masón.

Últimos años

En 1977 también trabajó en “L’uomo dei Caraibi”, seguido en 1978 por “L’uomo del Sertao”, en 1979 por “L’uomo della Somalia” y en 1980 por “L’uomo del grande Nord”.

En 1983 Hugo colaboró con Milo Manara, quien diseñó su “Todo comenzó de nuevo con un verano indio”, mientras que al año siguiente se trasladó a Suiza, cerca del Lago de Ginebra, en el cantón de Vaud. El 24 de abril de 1987, transfirió a CONG SA la propiedad de toda su producción, tanto pasada como futura, y el derecho exclusivo de ejercer los derechos de autor.

En 1989 ingresó en los altos rangos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, en la Logia de la Perfección La Serenissima del Consejo Supremo de Italia.

Hugo Pratt murió el 20 de agosto de 1995 en Lausana de cáncer colorrectal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.